lunes, 22 de mayo de 2017

Quiché Lorraine


A pesar de lo mucho que me gustan las quichés, todavía no tenía subida al blog la más conocida de todas, la quiché Lorraine. Mi versión con crujiente masa quebrada casera con cremoso relleno de huevos, creme fraiche, cebolla, bacon, enmental y un toque de orégano está para no dejar ni las miguitas. 

Es una receta ideal para llevar de excursión, la podemos preparar el día antes y fría estará igualmente deliciosa. A mi incluso me gusta más. 

Casi siempre que hago este tipo de tartas me gusta hacer la masa quebrada casera, no es nada complicada y está mucho más rica. Utilicé un molde de 18 cm. y me dio para dos veces. La que sobra la congelas y lista para otra ocasión. 



INGREDIENTES:

Masa quebrada:
  • 250 gr. de harina
  • 125 gr. de mantequilla fría
  • sal
  • 80 gr. de agua
Relleno:
  • 1 cebolla
  • 150 gr. de bacon
  • 2 huevos
  • 200 gr. de creme fraiche
  • pimienta
  • un puñado de queso enmental
  • orégano

PREPARACIÓN:

Empezamos preparando la masa quebrada. Para ello ponemos en un bol la harina con una pizca de sal y la mantequilla fría cortada en dados, mezclamos con los dedos trabajando muy poco, hasta que parezca como migas de galleta. Agregamos el agua y trabajamos solo hasta integrar. Hacemos una bola con la masa, la envolvemos en film y dejamos en la nevera media horita. 

Forramos un molde de 18 cm. con papel de horno. Estiramos la masa y la colocamos en nuestro molde. La dejamos una hora en la nevera. 

Precalentamos el horno a 200º. Ponemos un papel vegeltal encima de la base y colocamos garbanzos para hacer de peso. Horneamos 20 minutos, retiramos los garbanzos y el papel y horneamos 10 minutos más. 

Mientras preparamos el relleno. Doramos el bacon en una sartén. Escurrimos sobre papel de cocina. Cortamos menuda la cebolla y la pochamos en un poco de aceite. Escurrimos. 

Batimos los huevos y mezclamos con la creme fraiche. Ponemos un toque de pimienta. 

Una vez la masa esté dorada, la sacamos del horno y ponemos cebolla y bacon por encima. Vertemos la mezcla de huevos y creme fraiche y un puñado de queso enmental. Horneamos unos 30-35 minutos a 170º. La sacamos del horno y espolvoreamos un poco de orégano por encima. Servimos templada o incluso fría.


lunes, 15 de mayo de 2017

Vasitos de fresa y chocolate blanco


Hace ya unas semanas estaba yo pensando en hacer algo con fresas para llevar a casa de mis padres y ojeando el libro de Pam, "Postres y otras dulcerías" vi este sencillo y llamativo postre. 

Con estas cantidades me salieron 6 vasitos pequeños. Son muy rápidos de preparar y no tienen complicación ninguna. Gustaron mucho, por lo que tendré que repetirlos y en mayor cantidad!!!

INGREDIENTES:
  • 180 gr. de fresas
  • 90 gr. de azúcar
  • 1 hoja de gelatina
  • 100 gr. de chocolate blanco
  • 50 gr. de leche
  • 15 gr. de azúcar glas
  • 130 gr. de nata para montar

PREPARACIÓN:

Lavar, secar y trocear las fresas. Ponerlas en un cazo con el azúcar y llevar a ebullición a fuego lento. En unos 10 minutos se ablandarán. Pasarlas por un pasapuré y repartir en los vasitos. Llevar a la nevera mínimo un par de horas. 

Hidratar la hoja de gelatina en agua fría 5 minutos. 

Trocear el chocolate y ponerlo con la leche y el azúcar en un cazo y llevarlo a ebullición sin dejar de remover. Retirar y mezclar con la hoja de gelatina escurrida hasta que se disuelva. Dejar templar. 

Montar la nata y agregarla a la mezcla anterior con movimientos envolvente. Verterlo en los vasitos encima de la fresa y meter en la nevera, mejor de un día para otro. 

Decorar con unas rodajitas de fresa y servir frío. 



lunes, 8 de mayo de 2017

Aros de cebolla super crujientes

Nos encantan los aros de cebolla, son un vicio. Hace tiempo publiqué unos que puedes ver aquí. Éstos se rebozan en una mezcla diferente, no llevan ni huevo, ni cerveza, pero si tienen un toque de levadura y parte de la harina de trigo la sustituí por harina de garbanzos, que, según vi en un programa de la tv, da un toque más crujiente. Van rebozados en una mezcla de panko y pan rallado, lo que favorece que crujan todavía más. 

Suelo hacerlos cuando preparo hamburguesas, pero también son ideales para servir como aperitivo acompañados de nuestra salsa favorita. ¿Picamos?


INGREDIENTES:
  • 1 cebolla grande 
  • 30 gr. de harina de trigo
  • 30 gr. de harina de garbanzos
  • 80 gr. de agua fría
  • 1/4 de levadura en polvo
  • panko y pan rallado (mitad y mitad)
  • sal
  • pimienta
  • aceite para freir

PREPARACIÓN:

Pelar y cortar la cebolla en rodajas gruesas. Poner en un cuenco las harinas, con la levadura, sal y pimienta. Añadir el agua fría y mezclar hasta que no queden grumos. 

Mojar los aros de cebolla en la masa anterior, escurrirlos y rebozarlos en la mezcla de pan rallado y panko.

Calentar abundante aceite y freir los aros de cebolla hasta que estén doraditos. Dejar escurrir sobre papel de cocina y a picar!!!


Feliz semana!!!


martes, 2 de mayo de 2017

Bizcocho de chocolate y vainilla


Después de un largo fin de semana, bueno, largo largo no es que fuera, un día más que sabe a poco, pero menos es nada, volvemos a la rutina diaria y que mejor que empezarla desayunando un rico bizcocho hecho con nuestras manos. 

La combinación de chocolate y vainilla es deliciosa y su jugosa textura aguanta tierna varios días. Sencillo y rápido de preparar, en una hora tendremos nuestro bizcocho enfriando... a ver quién es el primero que le mete el diente!!!


INGREDIENTES:
  • 4 huevos
  • 150 ml. de aceite
  • 125 ml. de buttermilk
  • 210 gr. de azúcar
  • 200 gr. de harina
  • 10 gr. de cacao en polvo 
  • 1/2 vaso de agua caliente
  • 2 cucharaditas de levadura 
  • pizca de sal
  • 1 cucharadita de pasta de vainilla

PREPARACIÓN:

Precalentamos el horno a 180º. Engrasamos nuestro molde. 

Disolvemos el cacao en polvo en el agua caliente y dejamos enfriar. 

Batimos los huevos con el azúcar un buen rato hasta que doblen volumen. Añadimos el aceite y el buttermilk poco a poco y seguimos batiendo. Incorporamos la harina tamizada con la levadura y una pizca de sal. 

Dividimos la mezcla en dos y a una le añadimos el cacao en polvo y a otra la vainilla. 

Vertemos la mezcla en el  molde, intercalándola y hacemos remolinos con un palito para mezclarla. 

Horneamos unos 35-40 minutos. Dejamos enfriar un rato dentro del molde y luego desmoldamos y dejamos que termine de enfriar sobre una rejilla.