lunes, 17 de julio de 2017

Empanada de pollo a la barbacoa


No soy de las que se alejan de los fogones ni el horno en estas fechas, al contrario, cocino y fotografío más si cabe, pero este año estoy más vaga que nunca. Entre eso y que tuve a mi ahijada en casa de vacaciones me vi obligada a abandonar la cámara por el monopoly, jejeje. Mira que me gusta el jueguecito, pero ya me salen los hoteles por las orejas de tanta partida :( Ahora mi ahijada tendrá mono de monopoly y yo mono de ella :) Por lo demás, en la cocina tuve una ayudante de lujo, aunque poco me dejaba hacer, vamos, que estuve yo más de vacaciones que ella, jejeje.

Y para días vagos, nada mejor que una empanada de reciclaje. Ya sabéis que me encanta reciclar, en verano y el resto del año. Con un resto de masa que tenía congelada, una pechuga cocida y sobras de salsa barbacoa de las costillas que os dejé la semana pasada, solo tuve que pochar un par de cebollas, estirar la masa, al horno y lista para disfrutar, ¿te apuntas?

INGREDIENTES:
  • 1/3 de masa de empanada (ver aquí)
  • 1 pechuga cocida
  • aceite
  • sal
  • pimienta
  • 2 cebollas
  • unas 7-8 cucharadas de salsa barbacoa (ver aquí)
  • huevo batido para pincelar

PREPARACIÓN:

Preparamos la masa como podéis ver aquí.

Cortamos la cebolla menuda y la ponemos a pochar en un poco de aceite. Añadimos la salsa barbacoa, dejamos un par de minutos, apagamos el fuego y mezclamos con el pollo desmenuzado. Ponemos un toque de sal y pimienta. 

Dividimos la masa en dos, estiramos finamente una de las partes dándole forma redonda y la colocamos sobre una bandeja de horno. Ponemos el relleno por encima, pincelamos los bordes con huevo batido y cubrimos con el resto de la masa estirada. Enrollamos los bordes con los dedos, le hacemos un agujerito en el centro, decoramos con trozo de masa sobrante y pincelamos toda la superficie con huevo batido.

Precalentamos el horno a 180º y la horneamos una media horita, hasta que esté bien dorada. Lista para disfrutar!!!


Hasta la semana que viene!!!


lunes, 10 de julio de 2017

Costillas de cerdo BBQ


Hace tiempo publiqué unas costillas de cerdo a la barbacoa que podéis ver aquí. Hoy os dejo una versión diferente donde primero se ponen a cocer las costillas, se dejan en adobo toda la noche y se terminan de asar en el horno hasta caramelizarse.

Ahora que es época de disfrutar de comidas al aire libre, esta carne es ideal para preparar en la barbacoa, aunque si la haces al horno también estarán muy ricas. Puedes acompañarla con aros de cebolla, como éstos super crujientes o éstos con cerveza.

La receta es del libro "Platos del mundo", un regalito que me llenó de alegría hace unos meses y hace salivar mi paladar con un montón de platos tentadores de todos los continentes. Totalmente recomendable!!!


INGREDIENTES:
  • 1´5 kg. de costillar de cerdo, cortado en 4 trozos
  • aros de cebolla para acompañar 
Salsa barbacoa:
  • 260 gr. de ketchup
  • 210 gr. de miel
  • 30 gr. de salsa perrins
  • 60 gr. de whisky
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • 25 gr. de vinagre de vino
  • 55 gr. de azúcar moreno

PREPARACIÓN:

Poner agua a hervir en una cacerola amplia y agregar las tiras de costilla, que queden bien cubiertas. Cocer a fuego medio sobre una hora y media, hasta que casi se desprendan del hueso. 

Preparar la salsa barbacoa mezclando todos los ingredientes. 

Escurrir las costillas, ponerlas en una fuente (o mejor en una bolsa grande y gruesa de congelar) y cubrirlas totalmente. Refrigerarlas toda la noche. 

Al día siguiente precalentar el horno a 180º. Poner las costillas sobre una parrilla colocada sobre una fuente y asarlas 10 minutos. Pincelarlas con el adobo. Darles la vuelta y asarlas otros 10 minutos. Pincelarlas, encender el grill y asarlas hasta caramelizar la superficie por ambos lados.

Crujientes por fuera y tiernas por dentro, exquisitas!!!


lunes, 3 de julio de 2017

Polos de limonada

No soy de cucuruchos, ni tarrinas, ni cortes... ni de nata, ni de vainilla, ni de fresa, ni siquiera de chocolate... a mi dame un refrescante polo y los otros toditos para ti!!! Ya lo comenté en años anteriores, no soy nada heladera y los que me gustan son los de "hielo" que casi nadie quiere. 

No hay verano que no haga polos caseros con zumo de fruta, sobretodo de naranja, que son los que más me gustan. Pero para ésta ocasión, aprovechando que tenía un buen surtido de limones, hice gran cantidad de limonada de la cual una parte acabó en estos refrescantes polos ideales para combatir las altas temperaturas veraniegas.


INGREDIENTES:
  • 3 limones
  • 75 gr. de azúcar
  • 75 gr. de agua
  • 1/2 litro de agua fría
  • 3 o 4 hojas de menta o hierbabuena

PREPARACIÓN:

Exprimir el zumo de los limones. Reservar. 

Poner en un cazo el azúcar con los 75 gr. de agua y las hojas de menta y dejar hervir unos minutos para hacer un almíbar. Añadir el zumo de limón, dejar enfriar y mezclar con el agua fría. Retiramos las hojas de menta, colamos, rellenamos los moldes para polos y al congelador! 

Si no eres de polos, una limonada bien fresquita y a disfrutar del verano!!!


Hasta la semana que viene!!!

lunes, 26 de junio de 2017

Keftedes griegos con salsa picante



Hace unas semanas recibí el libro de Cocina Griega de María Zannia que me tocó en el concurso de Canal Cocina. Esta lleno de recetas sencillas y de lo más atractivas y para estrenarlo me decanté por hacer esta especie de albóndigas y salsa picante. 

La carne de los keftedes queda jugosísima y con un sabor y aroma delicioso a hierbas frescas. El contraste de la carne caliente con la salsa picante de yogur griego le da un toque de frescor que resulta ideal para estas fechas. Aunque también se pueden disfrutar los keftedes en frío y estarán igualmente ricos. 


INGREDIENTES:

Keftedes:
  • 1/2 kg. de carne picada mixta de cerdo y ternera
  • 1 cebolla 
  • 1 manojo de hierbabuena
  • 1/2 manojo de perejil
  • 1 cucharada de orégano 
  • pan duro
  • 1 huevo
  • sal
  • pimienta
  • aceite 
Salsa picante:
  • 200 gr. de yogur griego
  • 2 cucharaditas de tomate concentrado
  • 5 hojas de albahaca
  • 1 cucharadita de pimentón picante
  • 1 cucharadita de ajo en polvo
  • sal
  • pimienta

PREPARACIÓN:

Ponemos un trozo de pan duro a remojar en un bol con agua unos 15 minutos. Escurrimos para quitar el exceso de agua. 

En un cuenco grande batimos un huevo y mezclamos con la carne picada, la cebolla rallada, la hierbabuena y el perejil bien picados, el orégano, la miga de pan, un chorro de aceite, sal y pimienta. Tiene que quedar una mezcla muy esponjosa. En la receta original María añade unos chorritos de agua templada, yo los omití. Si veis que os queda muy seca la mezcla añadirlos.

Vamos cogiendo porciones de masa para formar los keftedes redondos. 

Calentamos abundante aceite en una sartén a fuego alto, cuando esté bien caliente bajamos un poco el fuego y freímos los keftedes hasta que estén doraditos. Los vamos colocando sobre papel de cocina para absorber el exceso de aceite. 

Para la salsa mezclamos todos los ingredientes hasta que estén homogéneos. 

Servimos los keftedes recién hechos con la salsa picante y patatas fritas en gajos.


Buena semana!!!



lunes, 19 de junio de 2017

Pastelitos de queso y mermelada de frambuesa


Estos pastelitos, basados en el famosísimo pastel de queso japonés, son toda una tentación. Su textura suave y esponjosa recuerda al delicioso chiffon cake, pero con el añadido del sabor a queso. 

Presentados en formato individual y con la cobertura de mermelada de frambuesa, que les da un extra de sabor y color, resultan unos pastelitos elegantes y dignos de cualquier celebración. 

Son sencillos y rápidos de preparar y aunque hay que encender el horno, son pocos minutos y merece mucho la pena. Y si no estáis por la labor... a esperar a que acabe el verano... vamos con ellos!!!


INGREDIENTES: (para 8-10 mini moldes)
  • 4 huevos
  • 360 gr. queso crema
  • 60 gr. leche
  • 100 gr. azúcar
  • 40 gr. maizena
  • 1/2 cucharadita de cremor tártaro
  • ralladura de un limón
  • mermelada de frambuesa
  • hojas de menta o hierbabuena para decorar

PREPARACIÓN:

Precalentamos el horno a 180º . Llenamos una bandeja grande mediada de agua y la metemos en el horno para hacer un baño maría. 

Separamos las claras de las yemas. Mezclamos las yemas con la maizena disuelta en un poco de leche.

Integramos el queso crema con el azúcar, la ralladura de limón, las yemas, la maizena y la leche, mezclando para que no queden grumos. 

Batimos las claras con el cremor tártaro hasta que formen picos duros. Las incorporamos a la mezcla anterior con movimientos envolventes.

Vertemos la mezcla en los moldes y los ponemos dentro de la bandeja con agua. Horneamos unos 15 minutos, hasta que estén firmes al tacto. Apagamos el horno, dejamos dentro 10 minutos con la puerta cerrada y luego entreabrimos la puerta y dejamos enfriar totalmente. 

Una vez fríos, desmoldamos nuestros pastelitos. 

En el momento de servir los cubrimos con mermelada de frambuesa y decoramos con unas hojitas de menta o hierbabuena. 


Hasta la semana que viene!!!

lunes, 12 de junio de 2017

Polos de chocolate blanco y careixós


Los careixós son como fresitas silvestres que se encuentran en las orillas de los caminos rodeados de hierbas. Más difíciles de encontrar que las moras, pero cuando menos te lo esperas llegas a casa cargada. Bueno, lo de cargada es un decir, porque con lo pequeñitos que son por muchos que cojas no abultan nada.

Hace unas semanas, sin buscarlos, aparecieron ante mi e ilusionada me puse a cogerlos. Llegué con las manos y brazos llenas de arañazos, pero más feliz que una perdiz con mis careixós aunque no comiera ni el primero. Al igual que con las moras, me gusta más cogerlos que comerlos. 

Pensando en los calores, me decidí por hacer unos polos combinando el dulce del chocolate blanco con el ácido de los careixós y el catador oficial quedó más que satisfecho. Le encantaron!!!



INGREDIENTES:
  • 50 gr. de miel
  • 300 gr. de leche
  • 150 gr. de chocolate blanco
  • 120 gr. careixós

PREPARACIÓN:

Calentar la leche con la miel y el chocolate blanco lentamente hasta que se funda. Dejar enfriar y mezclar con los careixós. Rellenar los moldes que escojamos para nuestros polos y al congelador. 

Para desmoldar el polo, mojar la base del molde en agua templada y saldrá sin problemas.


Hasta el próximo día!!!

lunes, 5 de junio de 2017

Samosas vegetales


Las samosas son unas empanadillas triangulares típicas del sur de Asia. Suelen servirse recién elaboradas y con la masa crujiente. Aunque frías también están ricas, por lo que son una delicia más para llevarnos a las excursiones veraniegas.  

Se elaboran con una masa muy fina y crujiente, similar a la pasta filo. Aunque suelen ser vegetales, también pueden elaborarse con pollo o cordero. 

Éstas que os traigo están hechas con pasta filo y rellenas de patata, guisantes y cebolla aderezados con curry y cilantro. Me decanté por hornearlas en vez de freírlas y acompañarlas de una sencilla salsa de yogur. El resultado fue delicioso.


INGREDIENTES:
  • 8 láminas de pasta filo
  • 450 gr. de patatas 
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 350 gr. de guisantes congelados
  • 1 cucharadita de curry
  • 1/2 cucharadita de cilantro molido
  • sal 
  • pimienta
  • cilantro fresco
  • aceite 
  • mantequilla para pincelar
  • salsa de yogur para acompañar (yogur, chorro de limón y menta picada)

PREPARACIÓN:

Cocemos las patatas en agua con sal hasta que estén tiernas. Escurrimos, las pelamos y hacemos puré. Cocemos los guisantes unos 8 minutos desde que hierva el agua. Escurrimos y reservamos.

Picamos menuda la cebolla y el diente de ajo y los pochamos en un chorrito de aceite. Le añadimos una cucharadita de curry y otra de cilantro molido. Picamos unas ramitas de cilantro fresco. 

Mezclamos el puré de patata con los guisantes el pochado de cebolla y ajo y el cilantro fresco. Ponemos un toque de pimienta y rectificamos de sal si hiciera falta.

Precalentamos el horno a 200º. 

Estiramos las láminas de pasta filo de dos en dos. Las cortamos en 3 o 4 tiras horizontales (según el tamaño que queramos que tengan nuestras samosas) y pincelamos con mantequilla. Ponemos una buena cucharada de la masa de patata en cada tira y doblamos formando triángulos. Repetimos con el resto de las láminas. Pincelamos los samosas con mantequilla y horneamos unos 15-20 minutos hasta que estén doraditas.

Servimos recién hechas acompañadas de salsa de yogur. 


Hasta el próximo día!!!

lunes, 29 de mayo de 2017

Cookies de chocolate cargaditas de pepitas


Hay días que el cuerpo me pide chocolate, no le hago caso, llega el día siguiente y lo vuelve a pedir, vuelvo a pasar, pero él sigue pidiendo... al final una que es débil acaba cediendo y se pone a preparar galletas de chocolate para matar antojos. 

En momentos así cualquier cosa que lleve chocolate cumple su cometido, pero las cookies son mi debilidad y éstas además de llevar cacao en la masa están cargaditas de deliciosas pepitas. 

Casi me quedo sin galletas para sacarles una foto (y eso que salen un montón) y como nos gustaron tanto las volví a repetir, aunque de nuevo duraron un suspiro. De hecho tuve que esconder algunas que quería guardar para mis sobrinas ;) o no quedarían ni las miguitas!!!

INGREDIENTES:
  • 140 gr. mantequilla
  • 275 gr. de harina
  • 25 gr. cacao en polvo
  • pizca de sal
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato
  • 1 huevo
  • 150 gr. de azúcar moreno
  • 50 gr. de azúcar blanco
  • 1/2 cucharadita de pasta de vainilla
  • 250 gr. de pepitas de chocolate

PREPARACIÓN:

Precalentar el horno a 180º. 

Derretir la mantequilla y mezclar con los azúcares. Añadir el huevo. Integrar la harina con el bicarbonato, el cacao, la pizca de sal y la vainilla. Reservar unas pocas de pepitas de chocolate y agregar el resto a la masa de las galletas. 

Formar bolas, aplanarlas un poco y colocarlas en bandejas de horno bien separadas entre si. Hornearlas unos 12 minutos (en el último momento podemos colocar las pepitas de chocolate reservadas por encima que se fundirán con el calor) y dejar enfriar sobre una rejilla. 


lunes, 22 de mayo de 2017

Quiché Lorraine


A pesar de lo mucho que me gustan las quichés, todavía no tenía subida al blog la más conocida de todas, la quiché Lorraine. Mi versión con crujiente masa quebrada casera con cremoso relleno de huevos, creme fraiche, cebolla, bacon, enmental y un toque de orégano está para no dejar ni las miguitas. 

Es una receta ideal para llevar de excursión, la podemos preparar el día antes y fría estará igualmente deliciosa. A mi incluso me gusta más. 

Casi siempre que hago este tipo de tartas me gusta hacer la masa quebrada casera, no es nada complicada y está mucho más rica. Utilicé un molde de 18 cm. y me dio para dos veces. La que sobra la congelas y lista para otra ocasión. 



INGREDIENTES:

Masa quebrada:
  • 250 gr. de harina
  • 125 gr. de mantequilla fría
  • sal
  • 80 gr. de agua
Relleno:
  • 1 cebolla
  • 150 gr. de bacon
  • 2 huevos
  • 200 gr. de creme fraiche
  • pimienta
  • un puñado de queso enmental
  • orégano

PREPARACIÓN:

Empezamos preparando la masa quebrada. Para ello ponemos en un bol la harina con una pizca de sal y la mantequilla fría cortada en dados, mezclamos con los dedos trabajando muy poco, hasta que parezca como migas de galleta. Agregamos el agua y trabajamos solo hasta integrar. Hacemos una bola con la masa, la envolvemos en film y dejamos en la nevera media horita. 

Forramos un molde de 18 cm. con papel de horno. Estiramos la masa y la colocamos en nuestro molde. La dejamos una hora en la nevera. 

Precalentamos el horno a 200º. Ponemos un papel vegeltal encima de la base y colocamos garbanzos para hacer de peso. Horneamos 20 minutos, retiramos los garbanzos y el papel y horneamos 10 minutos más. 

Mientras preparamos el relleno. Doramos el bacon en una sartén. Escurrimos sobre papel de cocina. Cortamos menuda la cebolla y la pochamos en un poco de aceite. Escurrimos. 

Batimos los huevos y mezclamos con la creme fraiche. Ponemos un toque de pimienta. 

Una vez la masa esté dorada, la sacamos del horno y ponemos cebolla y bacon por encima. Vertemos la mezcla de huevos y creme fraiche y un puñado de queso enmental. Horneamos unos 30-35 minutos a 170º. La sacamos del horno y espolvoreamos un poco de orégano por encima. Servimos templada o incluso fría.


lunes, 15 de mayo de 2017

Vasitos de fresa y chocolate blanco


Hace ya unas semanas estaba yo pensando en hacer algo con fresas para llevar a casa de mis padres y ojeando el libro de Pam, "Postres y otras dulcerías" vi este sencillo y llamativo postre. 

Con estas cantidades me salieron 6 vasitos pequeños. Son muy rápidos de preparar y no tienen complicación ninguna. Gustaron mucho, por lo que tendré que repetirlos y en mayor cantidad!!!

INGREDIENTES:
  • 180 gr. de fresas
  • 90 gr. de azúcar
  • 1 hoja de gelatina
  • 100 gr. de chocolate blanco
  • 50 gr. de leche
  • 15 gr. de azúcar glas
  • 130 gr. de nata para montar

PREPARACIÓN:

Lavar, secar y trocear las fresas. Ponerlas en un cazo con el azúcar y llevar a ebullición a fuego lento. En unos 10 minutos se ablandarán. Pasarlas por un pasapuré y repartir en los vasitos. Llevar a la nevera mínimo un par de horas. 

Hidratar la hoja de gelatina en agua fría 5 minutos. 

Trocear el chocolate y ponerlo con la leche y el azúcar en un cazo y llevarlo a ebullición sin dejar de remover. Retirar y mezclar con la hoja de gelatina escurrida hasta que se disuelva. Dejar templar. 

Montar la nata y agregarla a la mezcla anterior con movimientos envolvente. Verterlo en los vasitos encima de la fresa y meter en la nevera, mejor de un día para otro. 

Decorar con unas rodajitas de fresa y servir frío.